lunes, 4 de diciembre de 2017

Size matters

Necesito hacer esta reflexión porque si no exploto. Y necesito ser menos abstracta de lo que soy normalmente en este blog porque ya de por si es un mensaje que me cuesta explicar en condiciones. Siempre digo que todas las batallas son duras, pero en especial las que libras contra tí misma. Llevo mucho tiempo obsesionada con mi peso. Desde los 82 kg que pesaba hace 7 años a los 52 que peso actualmente. Y no es cuestión de impresionar a nadie, simplemente es una cuestión de equilibrio, de sentirme bien conmigo misma, de dejar de sentirme culpable por comer algunas veces y de mirarme al espejo y que me guste lo que veo. Muchos y muchas sé que me entendéis, que habéis pasado por cosas parecidas. Ni siquiera es una cuestión de tallas. Es cuando decido ponerme en manos de un entrenador personal (una persona con titulación en nutrición y temas de entrenamiento). Es ese momento en el que decido cuidarme, hacer las cosas bien e imponerme una disciplina que me haga alcanzar los objetivos que me voy marcando poco a poco y que me hacen sentir orgullosa cuando los supero. Y cuando lo hago me siento muy bien. Me siento en paz conmigo misma. Pero no, la gente que te rodea ya ha decidido por ti que estás muy delgada, que no debes hacer dieta y que lo que debes comer es lo que ellos te indican, que tienes que comer de todo y que no se qué no se cual. La gente no se escandaliza cuando me ve abrir una galletas con chocolate pero si cuando digo que en vez de pizza voy a comer una ensalada. Y es triste, es muy triste. Sobre todo para mí, que sea más importante para la gente verme cualquier cosa que no esté en mi 'dieta' y verme engordar a ayudarme a seguir unas pautas que me van a dejar de hacer sentir como una basura. Gracias.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dosis

Y de repente, me querías hacer libre. Salir de la jaula para encontrarme con una realidad sin filtros, en la que me sentía tan perdida. Toda su intensidad, sin aditivos para dulcificarla un poco. Sin la química como amiga para paliar mis emociones desproporcionadas. Y puede que haya establecido como zona de confort esa constante sensación de calma que me proporcionaba el control que ejercía sobre mí el placebo y que haya llegado el día de enfrentarme a todo, al mundo en bruto. Y también puede que te equivoques, que yo no esté aún preparada para vivir la vida en estéreo.

jueves, 25 de mayo de 2017

Shine bright

No brilles, ni se te ocurra destacar delante de ellos. Agacha la cabeza y piérdete en su mediocridad. Que piensen que te tienen controlada, que pueden hacer contigo lo que quieran, que te callarás y seguirás remando en su dirección por miedo a las represalias. No brilles, porque ellos no pueden hacerlo, e intentarán apagarte. No seas tú. O sí. Brilla, deslumbra, dales un poco de las luces que les faltan. No tengas miedo de ser mejor y sonríe, porque donde estaba esa chica apagada sin hacer ruido ahora hay una peleando con uñas y dientes por lo que es suyo y si se te ocurre cruzarte en su camino, lo siento, no tienes nada que hacer.

viernes, 17 de marzo de 2017

Awareness

Si la justicia no existe es porque todos tenemos un precio y a veces es demasiado bajo. Lo único real es salvarte del juicio por permanecer al lado de los que tienen el poder, independientemente de si lo consideras justo o no. Y esa es la guerra de mentira, la de los cobardes. En las luchas reales no puedes cambiarte de bando, mueres defendiendo tus principios hasta el final. Porque se pueden pasar muchas cosas por alto, pero la traición es imperdonable. Así que mejor tener bien claros los motivos por los que te mueves, porque puedes interpretar esto con tanta libertad como quieras para intentar autoconvencerte de que estás haciendo lo correcto pero claro, mientras tú no te quemes, que arda Troya.

sábado, 11 de marzo de 2017

Pride

Puede que nos muramos antes de lo que el resto tenía previsto. Y será un gran drama, con lo jóvenes que éramos, todo lo que nos quedó por hacer, todas las experiencias que no viviremos. Desde entonces solo saldrán de su boca palabras bonitas, engrandeciéndonos, señalando lo increíblemente irreemplazables que éramos. Y sus redes sociales servirán de desahogo para expresar que nos van a echar mucho de menos y que nos querían, todas esas sentencias que caerán vacías en el olvido por lo que no supimos decir a tiempo y a la cara......una verdadera pena.

martes, 31 de enero de 2017

Senseless

A veces la realidad parece tan lejana. Intentando huir de ti, viendo la escena desde fuera. Como si no pasara nada o como si no quisieran verlo. Y sólo hay dos opciones, o intentar abrirles los ojos y que reaccionen o aceptar que eres tú la que se está volviendo loca, en el más puro sentido de la palabra. No quieres que te miren, ni sermones del pseudopsicólogo que todo el mundo se cree que tiene dentro por haber soportado 'x' situaciones que ni de lejos, sin entrar en una escala de importancia, se parecen mínimamente a la tuya. Porque es tu culpa, porque no pones de tu parte. Porque hay que relajarse y tomarse la vida de otra manera. Porque si hay algo que has sido capaz de hacer toda tu vida, ¿por qué ahora no puedes? ¿no te das cuenta de que no tiene lógica? Claro que no la tiene, y esas retóricas llevan toda la razón. Pero hay cosas que se escapan de la razón, del sentido común, y están fuera de las ecuaciones marcadas para tener una vida plena. Y sin entrar a valorar la calidad de sus consejos, ese es el motivo por el que no funcionan contigo, porque eres un sinsentido en toda regla.

viernes, 21 de octubre de 2016

Deep

Vuelve, vuelve a destrozarme como sólo tú sabes. Y si veo que no estás, no te preocupes, iré yo. A fingir que te planto cara, que puedo contigo o que podemos convivir en paz. Porque si no, seguirán diciendo que no existes, que eres parte de mí. Como la máquina que termina con su creador. Y volverán, también, la sarta de consejos de los que creen haber vivido algo similar y los que dictan sentencias sobre lo que tengo que hacer, de una manera que parece tan simple y fácil de ejecutar que como mínimo me hará replantearme mi...¿inteligencia?¿cordura? Porque lo del sentido común ya queda completamente descartado. Cuando lo que menos necesitas es eso, un bombardeo verbal sobre tus errores y sólo quieres que te hagan sentir que no estás sola, que no estás loca, y que, aunque lo estuvieras, van a seguir a tu lado. No para destruir al monstruo que yo me encargué de alimentar, sólo para que se duerma y pueda olvidarme de él, por el máximo tiempo posible...